• Ana

ESPAÑA | Fin de semana en Barcelona

Actualizado: 4 de oct de 2019

En esta ocasión las dos por el mundo se separan para ser solo una por Barcelona. ¡Y resulta que sin saberlo se ha ido en plenas fiestas de la Mercè!


Su plan inicial no ha cambiado mucho, pero ha sido duro (sobre todo para sus pies) no perderse nada. Espectáculos pirotécnicos, correfocs y diadas castelleras... ¿queréis saber más?


DÍA 0 - Llegada a la ciudad

Objetivos del día:

Palau de la Música - Arco del triunfo - Parque de la Ciudadela - Barceloneta - Mediterráneo - Born


Palau de Música

Empezamos aprovechando al máximo las horas que nos quedan de viernes para darle caña a la ciudad. Como me alojaba en Sants, para llegar tomé el metro en Plaça de Sants > L1 (Fonde) hasta Urquinaona.


Desde allí el Palau está a nada caminando aunque hice un alto por el camino en la Vía Laietana para contemplar el edificio de la Caixa de Pensions que otra cosa no, pero bonito era un rato. Un edificio modernista con inspiración gótica digno de ver.

En cuanto al Palau, fue construido entre los años 1905 y 1908 por el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montane y destaca por su espectacular sala de conciertos modernista, la única declarada Patrimonio de la Humanidad.


Para entrar en el Palau de la Música hay que reservar una visita o comprar una entrada para asistir a alguno de sus conciertos de música. Horario de visita y precios aquí.


Arco del triunfo

Seguimos caminando porque a 9 minutos se encuentra el Arco del Triunfo de Barcelona. Un arco chulísimo que, a diferencia de otros arcos de marcado carácter militar, este fue construido como símbolo del progreso artístico, científico y económico.


Si caminamos bajo él llegaremos a un precioso parque que desemboca en nuestro siguiente objetivo:


Parque de la Ciudadela

Como eran fiestas, todo estaba lleno de puestos de comida y escenarios, así que la música y la cerveza estaban servidas y me ayudaron a disfrutar aun más de esta preciosa zona verde.


¿Un dato curioso? El "parc de la Ciutadella" fue trazado en los antiguos terrenos de la fortaleza de la Ciudadela -de ahí su nombre-, a imagen y semejanza del jardín de Luxemburgo de París.


Barceloneta

Siguiendo nuestro camino hacia el mar se encuentra el barrio de la Barceloneta. Me cuesta creer que nadie haya oído hablar de él (o del Raval). Damos y caballeras, protejan sus pertenencias ¡y a patear!


Este es uno de los barrios míticos de Barcelona y va a ser nuestro puente hasta el Mediterráneo. A día de hoy, conserva el encanto marinero en sus calles estrechas y sus restaurantes de pescado fresco, marisco y paella. Podemos hacer deporte por su paseo marítimo y sus gimnasios al aire libre o, lo que nos gusta a nosotros, tomar una copa en alguno de sus "beach clubs".


Además, Barcelona es uno de los destinos playeros más importantes de Europa así que, ya que estamos aquí, qué menos que darnos un chapuzón en el Mediterráneo.


Dato: la ciudad posee la Playa de la Mar Bella, una de las mejores playas nudistas de España.


En el plan original, ahora me iba a cenar al barrio de Born. Pero como era la Mercè, en el Espigón del Gas había un espectáculo pirotécnico y ¡qué menos que quedarse a verlo!


Al barrio de Born le tocaba después, por fin. Pero otro contratiempo: ¡atracciones! Concretamente, una imponente noria desde la que se podía contemplar Barcelona de noche. ¿Quién le hubiera podido decir que no?

Born

Situado al lado del Barrio Gótico, entre Vía Laietana y La Barceloneta, se encuentra otro de los barrios más emblemáticos de Barcelona: Born. Es uno de los barrios con más movimiento y dicen que allí se sirven las mejores pizzas de toda la ciudad.


Sus calles estrechas con un aire a su origen medieval, acogen la magnífica Basílica de Santa María del Mar, de estilo gótico y que quizás os suene de la obra "La Catedral del Mar" de Ildefonso Falcones. Además, el Museo Picasso, el Mercado de Santa Catarina, la calle Montcada, la capilla Marcus, la Estación de Francia y la Iglesia de Sant Pere de les Puelles son otras opciones para visitar por allí.


La vuelta fue en metro, caminando hasta Arc de Trionf > L1 (Hospital de Bellvitge) hasta Plaça de Sants.


DÍA 1 - Sagrada Familia y Ramblas

Objetivos del día:

Sagrada Familia - Hospital de la Santa Creu i Sant Pau - La Rambla - Plaça Catalunya - Barrio Gótico - Correfoc


La Sagrada Familia


En metro desde Sants se llega tomando la L4 (Vall d'Hebron) hasta Sagrada Familia.


La Sagrada Familia es la obra maestra inacabada de Antoni Gaudí, máximo representante del modernismo catalán, y el monumento más visitado de Barcelona. Gaudí cogió las riendas de la construcción de esta Basílica en 1883, de la que un año antes se había colocado la primera piedra, dejando a su muerte, en 1926 todos los planos para que futuros arquitectos pudieran finalizar la obra que constará de 18 torres. La fecha de finalización es 2026: ¡deseamos verla terminada!


Aun así, no tiene desperdicio ni por fuera ni por dentro. Eso sí, si quieres entrar reserva entrada por Internet y ve a primera hora para evitar largas colas. Y, ya que estás, qué menos que subir a las torres.


La Basílica es un espacio en construcción. Los itinerarios y recorridos pueden variar.


Horario: de octubre a marzo de 9-18h. De abril a septiembre de 9-20h.

Precio: Consulta aquí.

- Adultos: 17€. Con audioguía: 25€. Con torres y audioguía: 32€.

- < de 11 años y discapacitados + 1 acompañante: gratis.

- Estudiantes y <18 años: 11,50€ (con audioguía 14€).

- Sagrada Familia + Casa-Museo Gaudí + Audioguía : 27€.

- Casa-Museo Gaudí: 5,50€.


Hospital de la Santa Creu i Sant Pau

A 10 minutos andando de La Sagrada Familia.


Construido por el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner y su hijo, este hospital es otro de los edificios de Barcelona declarados Patrimonio de la Humanidad.


Este hospital sorprende por su conjunto de edificios modernistas rojos y su gran plaza central, que se decía que ayudaba por su belleza a la curación de los pacientes. Hoy en día, hay varias exposiciones en él para conocer su historia.


Las Ramblas

Nos subimos al metro en Guinardó | Hospital de Sant Pau > L4 (La Pau) hasta Jaume I para ir desde había hasta La Rambla.


Esta calle es la más famosa de la ciudad y une el Monumento a Colón con la Plaza Cataluña. Está plagada de kioskos, puestos de flores, bares, artistas, (carteristas), etc. Está llenita de gente y actividad y cualquier momento del día es bueno para pasearla. Además, por el paseo está el Mercado de la Boquería. Un sitio estupendo lleno de colores, olores y, por supuesto, sabores. Está bien para tapear aunque se ha vuelto muy turístico (y, por ende, más caro y concurrido).


Un poco más abajo de la Rambla se encuentra el gran teatro de El Liceo, el más famoso de Barcelona. Por las callejuelas, puedes llegar a barrios míticos de la ciudad como el Raval, el Born o el Gótico, además de acceder a la Plaza Real y al Palau Güell.


Tampoco podemos obviar el mosaico de La Rambla de Miró y pasar sin beber en la fuente de Canaletas. Dicen que el que bebe de su agua, vuelve a Barcelona. Querrás comprobarlo, ¿verdad?


Plaça Catalunya

Al final de La Rambla se encuentra esta plaza a la que yo he apodado "Villa Paloma". Y es que os garantizo que os vais a encontrar más de una, más de dos y más de cien. Si no os dan cosita, plantaos en medio (con cuidado que no se van a apartar a vuestro paso), estirad los brazos y... esperad.


Barrio Gótico

Personalmente, yo tengo una obsesión con el estilo gótico, así que no podía pasar por Barcelona sin visitar este barrio donde, además, se encuentra la Catedral de Barcelona. Cabe decir que esta solo se puede visitar por las tardes, ya que por las mañanas no está abierta para el turismo.

El Barrio Gótico es el barrio más antiguo de Barcelona, con un origen que se sitúa en la época romana de la que todavía se pueden ver algunos restos de la antigua ciudad de Barcino. Posteriormente, en la época romana, le llegó el turno a las construcciones de estilo gótico que dan su fama al barrio.


Hay mucho para ver por esta zona. La Plaza Real, la Villa del Arte Galleries, Sant Felip Neri, el Palau del Bisbe, el Portal de L'Angel... En mi opinión, lo mejor es perderse y disfrutar sin saber muy bien ni qué estás viendo y qué no.


Correfoc

Resulta que el Correfoc paraba cerca durante la visita y una oportunidad así había que aprovecharla. Chispas, diables y mucho alboroto por las calles de Barcelona parecían el escenario perfecto para pasar el rato.


Dicen que una imagen vale más que mil palabras...

Si tenéis la oportunidad de vivir uno... ¡qué nada os lo impida!


DÍA 2 - Gràcia y Montjüic

Objetivos del día:

Vía Laeitana - Paseo de Gracia - Montjüic - Fuente Mágica

Vía Laeitana

Este alto en el camino ha sido provocado por las fiestas de la Mercè ya que se celebraba la Diada Castellera en la plaza de Ayuntamiento y me hacía ilusión ver castillos humanos (y sardanas). Vi más bien poco y me decepcionó un pelín, la verdad. Aunque me permitió descubrir el Archivo de la Corona de Aragón y patear la Vía Laeitana (que estaba cortada al tráfico) hasta el Paseo de Gràcia.


Paseo de Gracia

El Passeig de Gràcia es la avenida más conocida y conecta la Plaza de Catalunya con el barrio de Gracia. Aquí destacamos la Casa Batlló, estrambótica como su creador: Gaudí y declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.


Al lado, se encuentra la bonita fachada de Casa Amatller, cerca de la cual también se encuentran la Casa Mulleras y la Casa Lleó i Morera. La Casa Milà o La Pedrera, es otro de los edificios increíbles que hizo Gaudí en esta calle y que también merece una visita, sobre todo su azotea. Y así puedo estar nombrando edificios del paseo día y noche. Lo mejor es recorrerlo y fijarte en lo que te llame la atención.


Una vez en Gràcia, nos fuimos a la caza de murales y graffitis. Encontramos a la pantera rosa, a Nelson Mandela y a Daryl Dixon. Este último grafitti es el último superviviente de la ruta de Axe Colours que hizo una pasada de murales por todo el barrio, pero ya sabéis cómo es alguna gente de (vamos a ser suaves) irrespetuosa.


Montjüic

Con 173 metros de altura tenemos a Montjüic, la montaña que vigila toda Barcelona y en cuya cima tiene el castillo de Montjüic. Para llegar optamos por una combinación de metro y funicular. Desde Paseo de Gracia cogemos el L3 (Zona Universitària) hasta Paral·lel y de ahí ya cogemos el funicular. Simple, ¿no?


Pero Montjüic no solo es una montaña, sino también un barrio donde encontraremos el Museo Nacional de Arte de Cataluña, el Estadio Olímpico, el Palau Sant Jordi... hasta el Pueblo Español.


Desde aquí caminaremos hasta la fuente mágica, próxima a Plaza España, donde terminaremos el día.


Espectáculo de la Fuente Mágica de Montjüic

Esta fuente fue construida con motivo de la Exposición Universal de 1929 por Carles Buïgas en el lugar donde estaban situadas las Cuatro Columnas de Josep Puig i Cadafalch derribadas en 1928 y reconstruidas en 2010. En los años 80 se incorporó la música, y poco antes de los Juegos Olímpicos de 1992 se restauraron completamente. La fuente fue uno de los escenarios externos para la celebración de los los MTV Europe Music Awards 2002 que se celebraron en Barcelona.

En esta ocasión, las fiestas (y la lluvia) me jugaron una mala pasada y el espectáculo se canceló, pero no perdáis la oportunidad de ir porque - al menos por lo que recuerdo - era una maravilla.


Revisad los horarios ya que varían según la época del año: aquí.


Plaza España

Y nos despedimos de Barcelona es Plaza España y la azotea de su centro comercial.


¡Atención!: Desde dentro del centro comercial se puede subir gratis a la azotea. No os dejéis engañar por el ascensor (de pago) que hay fuera. Es pagar y hacer cola para nada.



OTROS

¿Tenéis tiempo? ¿Tenéis ganas? ¿Qué tal si os hablo de otras posibilidades a visitar?


Park Güell

Esta chulada de parque ya la he visitado con anterioridad (cuanto era gratis) y se quedó fuera del recorrido, pero ¡es una excelente opción para añadir al vuestro! Por supuesto, su creador no podría ser otro que Gaudí.

Este parque público de estilo naturista en el que las esculturas, fuentes y edificios están inspirados en las formas onduladas de la naturaleza, es uno de los más bonitos del mundo. Y no os podéis perder su Plaza de la Naturaleza, con un banco ondulado lleno de mosaicos y uno de los mejores miradores de Barcelona.


La imagen más famosa del parque (y seguro que en la que estáis pensando) se encuentra en la Escalinata del Dragón, una gran escalera con una fuente y la famosa escultura de - lo que para mí siempre ha sido - una salamandra.


En el parque encontraréis la Casa-Museo Gaudí donde residió el arquitecto entre 1906 y 1925.

Horario: de 8-21h.

Precio: Adultos 8€ y niños 7-12 años: 5,60€.


Monasterio de Pedralbes

Su mayor inconveniente es que está muy a desmano y por eso se quedó fuera en esta ocasión. Este monasterio es uno de los mejores ejemplos del estilo gótico catalán tanto por su iglesia como por su claustro.


Fue fundado en 1327 por la reina Elisenda de Montcada para albergar a las monjas de clausura de la orden de las Clarisas.


Horarios y precios: aquí.


¡Y hasta aquí la visita a Barcelona! Esperamos que os haya gustado la entrada y estaremos encantadas de escuchar vuestras experiencias.

13 vistas

SUBSCRÍBETE VÍA EMAIL

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de YouTube

© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com

© Dos por el mundo