• Ana

TURQUÍA | Visitando Istanbul y Kapadokya

Actualizado: 24 de oct de 2019

Nos desplazamos en este nuevo viaje a Turquía desde el aeropuerto de Porto. Durante 10 días descubrimos el centro histórico, cultural y económico del país (Estambul) y exploramos la región de la Capadocia que se caracteriza por tener una formación geológica única en el mundo.


Nuestro reparto de días fue el siguiente:

Días 1-5 -> Istambul (centro histórico).

Días 5-8 -> Göreme (Kapadokya).

Días 8-10 -> Istambul (zona más moderna).


¡El encuentro entre oriente y occidente está servido!



DOCUMENTACIÓN

Los ciudadanos españoles pueden entrar en Turquía con el pasaporte o el DNI indistintamente, tan sólo será necesario que la validez sea de al menos tres meses. Además, es necesario obtener el visado vía online, por un precio de 20 USD/persona ( 18,10€), en la siguiente página web: https://www.evisa.gov.tr/en/


MONEDA

La moneda oficial de Turquía es la Lira Turca (TL). Actualmente la moneda está muy devaluada, siendo el cambio actual: 1€ = 7,0336 TL.


TRANSPORTE

Estambul tiene dos aeropuertos: Atatürk (en la parte europea) y Sabiha Gökçen (en la parte asiática). La mayoría de los vuelos internacionales llegan a Atatürk. Tanto para uno como para el otro, existen unos autobuses que te llevan a la plaza Taksim, en pleno centro del barrio europeo moderno (también hacen paradas en otras zonas de la ciudad). Son unos shuttles de color blanco y ponen Havatas. Cuestan 11 y 14 Liras (3,5 y 4,3 euros) respectivamente. La red de transporte público de Estambul funciona bastante bien y, aunque en ocasiones se eche en falta una mayor frecuencia de paso, es bastante puntual.

Lo cierto es que nosotras tiramos sobre todo de taxis pues son una de las formas más rápidas y económicas para desplazarse por Estambul. El precio de un trayecto normal por el centro de la ciudad es de entre 5 y 10 liras turcas.

Truco: Exigid que os pongan el taxímetro pues en ocasiones tratan de fijar un precio previo a los trayectos. Este precio puede parecernos barato, pero siempre será más caro que el que marque la máquina (estafar al turista que se llama).


ALOJAMIENTO

En este caso, hemos tenido el placer de pasar la noche en tres sitios distintos:

Güleç Hotel: se encuentra en el centro histórico de Estambul. Está a solo 10 minutos a pie de la plaza Sultanahmet. El desayuno estaba incluido y aunque personalmente a mi con que sea un buffet libre ya me han enamorado, es cierto que dejaba un poquito que desear.

Mithra Cave Hotel: de este hotel solo podemos hablar maravillas porque, sinceramente, enamora nada más verlo. Está a solo 5 minutos a pie del centro de la ciudad de Göreme y cuenta con unas terrazas con vistas magníficas a los pueblos y valles de los alrededores, y varios pasillos que te harán sentir que estás en medio de una exploración por alguna gruta. Cada mañana se sirve un abundante desayuno buffet en la terraza, desde donde se puede contemplar el amanecer. También se pueden admirar los globos aerostáticos que se levantan sobre el valle.

Sanat Hotel Pera Boutique: se encuentra en Taksim, a solo 40 metros de la animada calle Istiklal. Lo cierto es que las habitaciones son minúsculas y tuvimos un "problemilla" con unas sábanas sucias y un "amable" recepcionista. Pese a esto, el desayuno es increíble y la localización muy práctica para el segundo asalto a Istambul.


Truco: siempre, siempre va a ser más caro todo lo organizado por hoteles. Véase excursiones por la Kapadokya, el viaje en globo o el transporte desde y hacia los aeropuertos. En Göreme hay mil sitios donde contratar estos servicios y los taxis siempre son una mejor opción y circulan por la ciudad continuamente: ¡llamadlos sin miedo!


LLAMADA AL REZO

Estambul es una mezcla de culturas impresionantes donde predomina el Islam, pero cada uno es libre de pensar y actuar como mejor le parezca. Sin embargo, como es un país musulmán a lo largo del día (y su noche) se producen las llamadas al rezo que, creednos, escucharéis casi seguro. En general, tienen su encanto, salvo las que son en plena noche. Ahí odiaréis al ser humano que ha inventado la megafonía. Por ello, os recomendamos el uso de tapones para los oídos.


MEZQUITAS

Para entrar en las mezquitas de la ciudad, deberéis llevar la ropa apropiada y descalzaros antes de entrar. Las mujeres deben llevar los hombros y el pelo tapado. Si no tenéis nada para taparos, en la entrada os dejarán todo lo que necesitéis para entrar. Creednos, lo importante es taparse porque nosotras ni cortas ni perezosas montamos un buen show convirtiendo un vestido en falda larga en plena puerta.


En fin... será momento de entrar en materia, ¿no?


Estambul, antigua Constantinopla, es la ciudad más grande y visitada de Turquía y, desde 1985, Patrimonio de la Humanidad. Es una ciudad de contrastes y de experiencias para los sentidos. Una de las cosas que más nos llamaron la atención (además de la cantidad de hombres que se había puesto pelo) es la diversidad de sus gentes.


Como sabéis somos de exprimir del tiempo así que en cuanto pisamos suelo turco nos fuimos en taxi al hotel y de ahí a cenar con unos conocidos que, casualmente, se iban a día siguiente del país. ¿Dónde cenamos? No tenemos ni idea, nos dejamos llevar por el viento. Eso sí, apuntad: no os vayáis sin comer una buena lubina. ¡Está impresionante! Y de postre un typical gintonic turco que de typical tenía lo mismo que nosotras.


DÍA 1 - Istambul (Área de Sultanahmet)

Objetivos del día:

Santa Sofía – Mezquita Azul – Cisterna de Yerebatan – Palacio de Topkapi – Gran Bazaar


En primer lugar hay que tener en cuenta los días de apertura de cada monumento de la zona:

• Santa Sofía cierra el lunes.

• El Palacio de Topkapi el martes.

• El Gran Bazaar el domingo.

• Todas las mezquitas están cerradas durante el rezo de los viernes (12:00-14.00).


Santa Sofía

Todos estos lugares estaban muy cerca por lo que nos fuimos a pie sin ningún problema hasta la Plaza Sultanahmet. El primer destino fue la Santa Sofía o, como la llaman los turcos, Ayasofya, el símbolo de Estambul.


Construida completamente 3 veces, ha sido basílica, después mezquita y hoy en día es un museo. Ha sido la inspiración y base de muchísimas otras mezquitas de Estambul, entre otras, la Mezquita Azul de Sultanahmet.


Si os somos sinceras, en nuestra visita tenía tantos andamios que fue un poco difícil apreciarla, así si vais a verla ¡no dudéis en contarnos la experiencia!


Consejo: Además de tratar de llegar cuanto antes (para evitar colas), no os perdáis las vistas de la Mezquita Azul desde las ventanas de la segunda planta.

Horario: 9h-17h en invierno y 9h-19h en verano.

Precio: 40 TL (sobre 6,28 €).


Mezquita Azul

La Mezquita Azul es la mezquita más importante de Estambul y está prácticamente al lado de la Ayasofya. Su nombre en turco es Sultanahmed Camii. Se la conoce por Mezquita Azul por la cantidad de azulejos azules que visten sus paredes. Fue construida a imagen de Santa Sofía, pero es mucho más pequeña, que no menos bonita.


Se la conoce por Mezquita Azul por la cantidad de azulejos azules que visten sus paredes, aunque personalmente no la vi tan azul como esperaba. Fue construida a imagen de Santa Sofía, pero es mucho más pequeña, que no menos bonita.

Horario: 09h–19h.


Cisterna de Yerebatan

La Cisterna Basílica, también conocida como "Palacio Sumergido", es una de las múltiples cisternas que hay en Estambul. Las cisternas son depósitos que se construyeron para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada.


La Basílica Cisterna tiene 336 columnas de 9 metros de altura y se calcula que podía almacenar unos 100.000 m3 de agua. Las cabezas de Medusa que hacen de base a dos de estas columnas (¡que encontramos!) son, aún hoy, fuente de inspiración para muchas teorías porque no se conoce su origen. ¿Vosotros conocéis el mito de la pobre Medusa? ¡Podéis descubrirlo aquí!

Horario: 9h-17h30 en invierno y 9h-18h30 en verano.

Precio: 20 TL (sobre 3,14 €).


Palacio de Topkapi

El Palacio Topkapi ("Puerta del Cañón") es el mejor reflejo de la época imperial en Estambul y simboliza el poder que alcanzó Constantinopla como sede del Imperio Otomano.


La construcción del Palacio Topkapi comenzó poco tiempo después de que Mehmed II tomara Constantinopla. El palacio inicial fue inaugurado en 1465 y desde él los sultanes otomanos gobernaron su imperio hasta mediados del siglo XIX.


En 1856, el Sultán Abdulmecid decidió trasladar su residencia al Palacio Dolmabahçe, a orillas del Bósforo, un palacio de corte occidental.


En sus 700.000 metros2 (el doble que el Vaticano), el palacio cuenta con cuatro patios y múltiples edificios en su interior: sala de armas, biblioteca, cocina, establos reales, tesoro y muchos más.


De entre las múltiples partes que tiene el palacio, una de las más importantes es el Tesoro. La Sala del Tesoro es para muchos el punto culminante de la visita a Topkapi y ¡no es para menos! Se trata de la más rica colección de joyas y objetos preciosos, botines de guerra, trofeos, regalos, obras maestras de artesanía turca... que existe. Cuenta con algunos de los objetos más valiosos del mundo: el diamante del cucharero (un diamante de 88 quilates que perteneció a Letizia Ramolino) o el puñal topkapi (el arma más cara del mundo, construida en oro con esmeraldas incrustadas).


Este Tesoro cuenta con cuatro salas y, para nosotras, la más impresionante fue la Sala II o “La sala de las esmeraldas y otras piedras preciosas”. Aquí es donde está la famosa daga de la que os hablábamos. Este arma fue un regalo de Mahmud I al rey Nadir Sha, aunque este nunca la llegó a recibir pues cuando llegó a Bagdad para entregárselo, acababa de estallar una violenta revolución en Persia en la que murió el mismo rey. Tras esto, la daga regresó a Estambul para formar parte del Tesoro de palacio.


En otra de las salas podréis ero seguro que no podréis dejar de mirar los diamantes del famoso Kasikçi, esta sí que sí una joya (al igual que la daga de Topkapi), de Las mil y una noches, con sus 86 kilates, 58 facetas y 49 purísimos diamantes, y que según dicen ocupa la quinta posición entre los de mayor peso en el mundo. El sultán Mehmet IV lo llevó en su turbante, por primera vez, el día de su coronación en 1648.


Si continuáis explorando el Palacio y sus múltiples salas, terminaréis por llegar, sin duda, a la Sala de las Reliquias consideradas "las más sagradas del mundo musulmán". Estas, hasta 1962, solo podían ser admiradas por sultanes y su entorno en fechas religiosas (¡bendito siglo XXI!).


Nosotras también visitamos el harem o harén. Harem deriva del áraba "Harám", que significa "vedado". Es decir, esta era una zona privada donde estaba el sultán en una ala separada del edificio y, sí, lo habéis adivinado, sus esposas, hermanas, madre, concubinas y esclavas. Una jaula de oro para las mujeres, vaya. Gente, aquí dentro llegó a haber 800 mujeres encerradas.


A la muerte del sultán de turno, se liberaba a las mujeres y se les buscaba marido. ¡Si es que eran súper majos!

Ubicación: Eminönü, 34122 Cankurtaran (subiendo por detrás de Santa Sofía)

Horario: De 9h a 17h (desde abril hasta octubre hasta las 19h). Martes: cerrado.

Precio: Palacio 40 TL (6,26€). Harén: 55 TL (8,61€).


Baño turco

¿Cómo vais a ir a Turquía y no os vais a dar el capricho de visitar un baño turco? Es broma, nosotras a lo sumo visitamos los baños turcos públicos. Unos agujeros en el suelo monísimos con un cubito de agua para limpiar.


Gran Bazaar

Lo que sí ya no está permitido saltarse son los dos grandes bazares del lugar. No hay mucha distancia entre ellos, unos 10 minutos a pie y de camino aún parecerá que estás en un gran bazar al aire libre.


El Gran Bazaar de Estambul (Kapalıçarşı) es uno de los mercados más grandes y antiguos del mundo. Es uno de los mejores lugares de la ciudad para hacer compras de artesanía, joyas y ropa (coff imitaciones coff coff).


Cuenta con más de 3.600 tiendas que se distribuyen en 64 calles y para acceder al recinto hay 22 puertas con controles de seguridad, pero no se forman grandes colas y, realmente, merece la pena.

Ubicación: Entre Nuruosmaniye, Mercan y Beyazit.

Horario: 08h30–19h30, excepto domingos y festivos.


DÍA 2 - Istambul (Eminönü y Eyüp)

Objetivos del día:

Bazar de las Especias – Mezquita Nueva - Mezquita de Suleyman - Puente de Galata - Eyup – Mirador de Pierre Lotti – Mezquita de Eyüp Sultan


Bazar de las Especias (Bazar Egipcio)

Si hay un bazar que nos gustó sobremanera porque te transporta sí o sí al Medio Oriente es el Bazar de las Especias (Mısır Çarşısı), uno de los mercados más antiguos de Estambul. El mejor sitio de la ciudad para comprar productos típicos como especias, quesos, dulces o frutos secos.


Se construyó en 1663, al mismo tiempo que la Nueva Mezquita y adyacente a ésta con el objetivo de mantenerla económicamente. Como Estambul marcaba el final de la ruta de la seda, era el centro de distribución de toda Europa, de hecho, desde el siglo XIII ya comerciaba especias con Venecia.


El bazar está construido en forma de L y cuenta con 6 puertas de entrada. Apostamos que su colorido y sus olores os enamorarán nada más pisarlo. ¡Comprad especias moderadamente (no como nosotras)!

Ubicación: Misir Carsisi, a escasos pasos del Puente de Gálata.

Horario: de lunes a sábado de 9h-19h. Domingos cerrado.


Mezquita Nueva

Se encuentra en el barrio de Eminönü, muy cerca del puente de Gálata y a escasos metros del Bazar de las Especias (que solo visitamos unas 200 veces a lo largo del viaje). Pese a su nombre tiene ya casi 400 años de antigüedad pues se construyó entre los años 1597 y 1663.


A nosotras, sin duda, nos engatusaron sus espectaculares bóvedas,sus dos minaretes dominando el horizonte y su andamios. ¡Qué porte! ¡Qué arte! ¡Qué elegancia!

Horario: Todos los días de 7h hasta el anochecer.


Mezquita de Suleyman

Desde Eminönü podremos ver en lo alto la Mezquita de Suleyman (¡sin andamios!), a la que se puede acceder a pie desde el puerto en unos veinte minutos caminando. ¿A que no sabéis quienes subieron? El concepto "cuesta arriba" se reinventó en este momento, pero la verdad sea dicha: fue la mezquita más bonita de todas.


Fue construida entre los años 1520 y 1566 por orden de Suleyman I, más conocido como el Magnífico, uno de los sultanes otomanos más ricos y poderosos de la historia.


La Mezquita nos dejó sin palabras con su tamaño, sus excepcionales azulejos de iznik que decoran el mihrab, sus preciosas vidrieras y por sus imponentes columnas. ¡Por algo está considerada la obra más representativa del arte islámico!


Además, tiene su propio cementerio detrás donde están enterrados tanto Suleyman, como su esposa Roxelana y el propio arquitecto.

Ubicación: Sami Onar Caddesi (o más arriba que el cielo).

Horario: de lunes a domingo de 9h30-16h30 (el cementerio hasta las 17h30).


Puente de Gálata

Confesamos que la bajada se nos hizo más larga. Puede que la cantidad de tienditas y nuestra búsqueda incansable por una terraza para tomar una cerveza con aquellas pedazo vistas tuviera algo que ver. O puede que no y simplemente se dilatara el espacio. Jamás lo sabremos.


El caso es que bajamos de nuevo a husmear por la zona del Puente de Gálata (Galata Köprüsü). Este puente basculante de casi medio kilómetro de longitud se encuentra ubicado en el estuario conocido como el Cuerno de Oro, uniendo el viejo Estambul con la zona más moderna.


En el nivel superior del puente encontraréis a decenas de pescadores con sus presas que acostumbran a vender a los restaurantes del nivel inferior. Podéis comer en alguno de ellos, nosotras, como buenas aventureras, ¡optamos por los bocadillos de pescado callejeros!


Estos se hacen en barcos al lado del puente, son típicos ¡y es todo un espectáculo! Y si sois golosos o simplemente queréis un postre tenéis varios puestos de mazorcas y pretzels allí mismo.


Eyüp

Eyüp está considerado el barrio musulmán más auténtico, el más conservador y el más fiel a las tradiciones. Un territorio sagrado para el Islam cuyo epicentro es la mezquita que le da nombre.


Llegar a Eyüp fue una verdadera experiencia (y eso que fuimos en taxi). Nuestro conductor no entendía ni jota de algún idioma que no fuera el turco y nosotras ni jota de turco. Aventura asegurada.


Como el destino estaba lejos, conocimos en todo su esplendor el tráfico turco y vimos pasar nuestra vida por delante de nuestros ojos varias veces. Ahora solo nos lo podemos tomar con humor. Golpear bolsos con el retrovisor, que nos golpee un espontáneo el techo del taxi o sortear coches por la carretera son algunas de nuestras experiencias inolvidables. Solo os decimos que le dimos de propina la vuelta con tal de no permanecer ni un segundo más en aquel coche.


En Eyüp teníamos dos objetivos: el mirador de Pierre Lotti y la mezquita de Eyüp Sultan. Así que... por partes.


Mirador de Pierre Lotti

Antes de ir al epicentro de Eyüp, decidimos subir al mirador en teleférico, sobrevolando el cementerio que discurre a lo largo de la colina de Eyüp. Pero es posible subir a pie por los caminos del camposanto.


El origen del cementerio y del propio barrio está ligado a la construcción de la mezquita de la que hablaremos a continuación. Muchos seguidores del precepto coránico eligieron esta zona para su última morada al considerar que era todo un privilegio yacer cerca de la tumba de la mano derecha de Mahoma.


Con el paso de los siglos, la necrópolis fue copando toda la ladera convirtiendo esta montaña en un auténtico museo funerario al aire libre.


Creednos si os decimos que la fama de este mirador está bien merecida.


Mezquita de Eyüp Sultan

Una vez abajo, caminamos hasta el corazón de la barriada donde nos encontramos un movimiento de vida considerable en torno a la mezquita (y nos zampamos una buena patata asada con especias). Los banderines turcos colmaban los árboles como si hubiera alguna celebración y había varios puestos callejeros.


Por supuesto, nuestro verdadero objetivo era la mezquita. Y ojo, porque esta mezquita ocupa el cuarto lugar en la jerarquía de espacios sagrados del Islam después de La Meca, de Medina y de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén, y por tanto es un veneradísimo enclave que atrae a numerosos peregrinos.


Nada más cruzar el umbral de la entrada te das cuenta de que estás en un sitio muy especial. No estás visitando una mezquita más. Estas entrando en el lugar donde las crónicas cuentan que murió y fue enterrado Ayyub Al-Ansari, el portaestandarte del profeta Mahoma, en el asalto islámico a Constantinopla del año 670.


La espiritualidad que emana de Eyüp Sultan. Decenas de mujeres orando en el gran patio central, hombres entregados a rituales, niños vestidos de blanco... , y letanías y más letanías resonando en cualquier rincón.


A diferencia de otras mezquitas, la zona reservada para las mujeres en Eyüp Sultan está situada en la planta superior (a la que no subimos). Y muchas de las zonas de la planta baja estaban prohibidas para nosotras, así que investigamos la zona principal, nos lavamos las manos en las fuentes que luego descubrimos que eran para purgarnos los pies y acariciamos unos cuantos gatos.


Nota: ¡Hay decenas de gatos! Por todo Estambul, pero particularmente en esta mezquita. Y son muy sociables. Tanto que a nosotras se nos sentó unos encima (era tan adorable que nos tuvo un bien rato adorándolo y suplicándole que se fuera por su cuenta que teníamos que seguir nuestro viaje).


Aunque os parezca increíble a estas alturas ya se nos había terminado el día y tuvimos que coger un taxi para volver. Así que una advertencia: no todos los taxistas querrán llevaros en esta zona. Eyüp no es tan turística y como haya mucho tráfico ese día los taxistas se podrán un poco repugnantes. Tuvimos que parar a unos cuantos antes de encontrar al que nos llevaría a nuestro hotel.


DÍA 3 - Istambul (Eminönü)

Objetivos del día:

Crucero por el Bósforo – Palacio de Dolmabahçe – Ortakoy – Plaza Sultanahmet


Crucero por el Bósforo

¿Un crucero por el Bósforo? ¡Ya lo creo que sí! Empezamos el día en el puerto de Eminönü, dispuestas a subir a uno de los muchos cruceros por el Bósforo que se ofertan por allí.


Truco: Si queréis el "tour corto", no hagáis caso a lo que os ofrezcan, id vosotros mismos a la caseta (Boğaz İskelesi) a comprar el billete y tomad el público que es igual y solo cuesta 14 LT (2,21€). Debéis fijaros en que el recorrido os lleve hasta el segundo puente. La duración del crucero es de 90 minutos, y normalmente no incluye guía.


El Bósforo es el estrecho que separa el Mar de Mármara del Mar Negro y, además, divide a Estambul en dos partes, la europea y la asiática.


Este crucero no es un mero capricho ya que en el margen europeo del estrecho se asientan muchas fortalezas y palacios de la época otomana, que se ven mucho mejor desde el agua y, al otro lado, podréis admirar el perfil de Estambul, poblado de cúpulas y minaretes.


Nosotras hicimos el “tour largo” que dura 6 horas. El ferry sale de Eminönü a las 10h35 y llega a Anadolu Kavağı a las 12h25, después de pasar por Beşiktaş, Kanlıca, Yeniköy, Sarıyer y Rumeli Kavağı. En Anadolu Kavağı se hace una parada de 3 horas para almorzar y pasear, y se regresa en ferry a Eminönü, con llegada alrededor de las

16h40.


Pero hablemos de esta parada de 3 horas. ¿Qué hay para ver ahí? (Además de una cantidad ingente de perros y gatos). El castillo de Yoros (o Yoros Kalesi). Este junto con su primo el castillo Rumelikavaği custodian la entrada al Bósforo desde el mar Negro. ¡Qué menos que subir a descubrirlo!


A lo largo del camino de subida encontraremos múltiples ojos de Fátima incrustados en las piedras o colgados en los árboles animándonos y, arriba, además del castillo, nos esperan varios bares con comida, refrescos y dulces. Aquí os recomendamos probar el kilikya o zumo de zanahoria negra, pero solo si queréis descubrir el sabor más repugnante del mundo.


Nota: Una de las cosas que más nos sorprendieron es la increíble admiración que sentían el resto de turistas por las gaviotas. ¡Alucinarían si vinieran a nuestras costas!


Horario: Full Bosphorus Cruise con la compañía Şehir Hatları.

Precio: 25TL (3,95€)


Tampoco vamos a descuidar hablaros de todo lo que vimos desde el agua, ¿lo más llamativo? El Palacio de Dolmabahçe que si recordáis lo que os contábamos un poco más arriba, sustituyó al Palacio Topkapi como residencia de los sultanes desde 1856 hasta 1924, año en que se abolió el califato.


El estilo del palacio es una combinación de los estilos barroco, rococó y neoclásico mezclados con el estilo tradicional otomano. ¡Una delicia para contemplar!

Ubicación: Dolmabahçe Caddesi.

Horario: de martes a domingo de 9h a 16h horas (invierno hasta las 15h).

Precio: Adultos 30 LT (4,74€). Harén 20LT (2,16€).


Y tenemos que mencionar sin duda también el barrio bohemio de Ortakoy, al lado del primer puente colgante del Bósforo, en la orilla europea. Su mezquita, con el enorme puente del Bósforo detrás de ella, es una imagen perfecta para expresar la idea de que Turquía es un encuentro entre Oriente y Occidente, que Turquía es el punto de unión de dos continentes. Pero no hablemos más, porque a este barrio volveremos más adelante para comernos una patata rellena.


Plaza Sultanahmet

Quizás estéis pensando: "¡Un momento! ¡Si a la Plaza Sultanahmet ya habéis ido!". Es cierto, pero no de noche y creednos, merece la pena.


DÍA 4 - Kapadokya

La Capadocia es una zona llena de magia y especialmente interesante en lo que a historia antigua y senderismo se refiere. ¿Qué podemos decir? ¡Son dos cosas que nos encantan! Su paisaje está “agujereado” de cuevas, iglesias y santuarios rupestres para explorar.


Al final del sendero nos esperan unas encantadoras cabañas con cojines para descansar, muchos patos y un puesto de


Los aeropuertos más cercanos para llegar a la Kapadokya son el de Nevsehir, a 42 km de Goreme, o Kayseyri, a donde llegamos nosotras, ya que aunque está un poco más lejos (75 km), los vuelos tienen un precio mucho más económico.


Quizás la cuestión más importante al viajar a la Capadocia es pensar en qué ver y cómo moverse. Las principales opciones son: alquilar un coche o contratar un tour que nos lleve. Como nuestra opción es la segunda, vamos a echar un vistazo al siguiente mapa de tours:

Truco: La ciudad donde os alojaréis, de donde parten todas las excursiones y donde están los increíbles hoteles cueva es Göreme. En Göreme podéis contratar los tours y el viaje en globo en las decenas de agencias que tiene y os va a salir más barato que contratándolo de antemano o a través de vuestro hotel. ¡Si el precio está en euros... desconfiad!


Dependiendo de cuantos días tengáis para visitar la región podéis hacer uno o todos los tours. Nosotras os vamos a recomendar encarecidamente los que hicimos: el verde y el rojo. Uno cada día. Y por supuesto la subida en globo aerostático en la madrugada de uno de ellos (no morimos en el intento, no, pero casi).


Y bueno, Göreme también tiene su magia. Por eso, después de un día de aeropuertos, le dedicamos toooda lo que nos quedaba de tarde.


DÍA 5 - Kapadokya (Viaje en globo + Green Tour)

Viaje en globo

Una excursión realmente inolvidable y casi obligatoria. Se un paseo en globo en Capadocia al amanecer, con los rayos del sol iluminando el paraje. Habrá que madrugar bastante pues el desayuno está incluido y los globos tardan en inflarse, pero la falta de horas de sueño merece la pena. Ver el cielo nocturno con el fuego de los globos, el amanecer con el cielo plagado y los increíbles paisajes es una delicia.

Os garantizo que este amanecer fue uno de los más bonitos que hemos visto en nuestra vida.


Green Tour

Nosotras pagamos 33€, pero como os contábamos, cogiéndolo con el hotel es más caro (cosa que no sabíamos). En cualquier caso, además del transporte, el precio incluye la comida, las entradas a los sitios, VAT y al guía.


El minibus hace una ruta de hoteles recogiendo a todos los pasajeros sobre las 9h30 y os devolverá bien al hotel bien a Göreme a eso de las 17h00. Que no os duela madrugar que el primer destino ya es una maravilla.


Paradas: Goreme Panorama, Derinkuyu la Ciudad Subterránea (14 floors bajo el suelo), 3 km de senderismo por Ihlara Valley, Selime Monastery, Uchisar Pigeon Valley y fábrica de ónice. ¡Empezamos!


Göreme Panorama

Un lugar para volver a ver el paisaje tan peculiar que se forma en esa parte de Turquía. Es verdad que, después del viaje en globo, cualquier mirador sabe a poco, pero bueno, seamos pacientes.


Derinkuyu, la Ciudad Subterránea

Es la ciudad subterránea más profunda del mundo y fue descubierta por un hombre al derribar una pared en su sótano, ¿os imagináis? Un día tiras una pared de tu sótano y aparece una habitación y detrás, otra. Y otra y otra... Y por casualidad descubre una ciudad entera cuyo primer nivel pudo ser excavado alrededor del año 1400 a.C.


Actualmente, se ha conseguido llegar a los 40m de profundidad, aunque se cree que tiene un fondo de hasta 85. 20 niveles subterráneos de los cuales sólo 8 pueden ser visitados; los demás están parcialmente obstruidos o reservados a los arqueólogos y antropólogos.


Se han localizado establos, comedores, una iglesia, cocinas (todavía ennegrecidas por las hogueras), prensas para el vino y para el aceite, bodegas, una escuela, numerosas habitaciones e, incluso, un bar. La ciudad se beneficiaba de la existencia de un río subterráneo; tenía pozos de agua y un magnífico sistema de ventilación que asombra a los ingenieros de la actualidad. Se cree que podía llegar a ser ocupada por 50.000.


De hecho, fue utilizada como refugio por miles de personas que huían de las frecuentes invasiones. Sus enemigos, conscientes del peligro del interior de la ciudad, por lo general intentaban que la población saliera a la superficie envenenando los pozos.


Os garantizamos que conocer esta ciudad impacta. Cómo se ocultaban, cómo se las ingeniaban para salir, para conseguir agua, para respirar... ¡explorar sus entramados túneles nos ha encantado!

Horario: 8h-19h (del 15 Abril al 2 de Octubre) y de 8h-17h (resto)

Precio: 25 TL (3,95€)


Ihlara Valley

Ihlara está muy cerca de dos de los grandes volcanes de la región (el Hasan y el Melendiz), lo cual genera condiciones únicas en su suelo que han permitido que se forme – en medio de la aridez de la zona - un valle fértil, repleto de árboles, ideal para darle trabajo a nuestros pies.


El valle se extiende a los largo de un río y en sus paredes hay excavadas más de 100 iglesias. En este caso, los templos abandonados no se llevan el protagonismo, sino la naturaleza.


Al final del sendero nos esperan unas encantadoras cabañas con cojines para descansar, muchos patos y un puesto de bebidas calientes. ¿Queréis probar el café turco? Este es el momento. ¿Está rico? Bueno, digamos que no es del todo líquido...


Selime Monastery

Al final del valle encontramos la mayor iglesia de Capadocia y la catedral esculpida más grande del mundo. Está excavada en la roca de la montaña que se eleva sobre el valle y sus dimensiones son sorprendentes. Un verdadero laberinto lleno de pinturas de hace mil años que podemos recorrer mientras imaginamos la curiosa vida que llevaron allí sus habitantes.


Uchisar Pigeon Valley

El Valle de las Palomas es un pintoresco laberinto de formaciones rocosas, viviendas dentro de las cuevas, volcanes remotos y, por supuesto, palomares tallados en las rocas.


Fábrica de Ónice

Esta fábrica de joyas, es un museo donde te muestran el proceso de fabricación de las mismas. Al final, te intentan vender las joyas lo cual es un poco incómodo, pero creednos, no tanto como lo fue en la Fábrica de Alfombras. Aquí al menos te podías ir cuando quisieras. Ojo, hay unas cosas preciosas, pero no es barato y nosotras no teníamos mucho interés.


DÍA 6 - Kapadokya (Red Tour + Göreme)

Red Tour

En nuestro caso, 28€. Exactamente igual que el Green Tour.


Paradas: Uchisar Castle, Goreme Open Air Museum, Urgup Three Beauties, demostración de cerámica en Avanos, Pasabaglari, Devrent Valley, Love Valley y una fábrica de alfombras. ¡Vamos a ello!


Uchisar Castle

Primer destino: el pico más elevado de Capadocia, el Castillo de Uchisar, una formación rocosa utilizada como fortaleza natural desde el siglo I, y en donde todavía hoy se pueden visitar las habitaciones y los túneles que la conectan. Vais a subir hasta la cumbre, ¿a que sí?

Horario: 8h30-19h.

Precio: 6,50LT (1,03€).


Goreme Open Air Museum

El Museo al Aire Libre de Göreme es un conjunto monástico excavado en la roca con iglesias y capillas que datan en su mayoría de los siglos X, XI y XII, con impresionantes frescos de vivos colores. Es un paraje muy guay que puedes explorar a tu aire buscando el arte de cueva en cueva. Los frescos no los apreciamos mucho, ¡pero los paisajes y las excavaciones sí!

Precio: 30 LT (4,74€)

Horario: 8h30-18h45 de abril a noviembre y 8h30-16h45 de diciembre a marzo.


Urgup Three Beauties

Seguimos nuestra ruta de camino a Ürgüp, una población al lado de la Colina de los Deseos. ¡Pero no venimos a ver el pueblo, sino las llamadas chimeneas de las hadas! ¿Son bonitas? A ver, igual no para los amantes de las hadas pero si sientes devoción por los percebes son estupendas.


Avanos

En Avanos comeréis y asistiréis a una demostración de cómo se hacen las cerámicas del país. Es bastante interesante, pero esperamos que no os de miedo pringaros las manos.


Pasabag

Pasabag nos dará las Chimeneas de las Hadas más famosas de lugar, no sólo por su altura, sino por sus singulares formas que culminan como si de tres champiñones se tratase.


Es también conocido como el Valle de los Monjes, pues muchos de ellos se escondían aquí. Es el caso de San Simón que, según cuenta la leyenda, se instaló aquí con sus discípulos para huir del gentío que le perseguía por poder obrar milagros. Aquí encontraréis su iglesia.


Devrent Valley

Porque esto es un caracol, ¿a que sí?

Qué tal lleváis la imaginación? ¿Entrenada? La vais a necesitar. Eso y muchas ganas de ver dónde dudosamente hay y es que este lugar está plagado de formaciones rocosas que parecen... animales.


Por lo visto, el paisaje está lleno de serpientes, camellos, focas y delfines y, bueno, cualquier otra cosa que tu mente pueda imaginar con las curvas de las rocas. Nosotras conseguimos ver un caracol y estamos orgullosas. Eso sí, nos echamos unas risas participando.


Love Valley

Y con el Valle del Amor termina este tour. Este sitio, además de un poco hortera, es sin duda uno de los símbolos de Capadocia. Hay columpios mirando a la nada y fotógrafos que te sacarán fotos a traición para luego intentar vendértelas impresas a 15LT (2,39€). Puede y solo puede que nosotras hayamos picado, ¡pero nos quedan estupendas en el salón!


Sunset Point

De vuelta a Göreme, podemos aprovechar para hacer una compritas finales, tomarnos un refrigerio e ir a ver el atardecer a un punto conocido como Sunset Point. Está en lo alto y es fácil de llegar.


DÍA 7 - Entre Kapadokya y Istambul

Sin estar preparadas mentalmente para dejar atrás nuestro hotel cueva decidimos madrugar para ver los globos sobre Göreme y sí, merece la pena el madrugón. Prácticamente están al alcance de la mano (y las fotos quedan preciosas).


Desayunamos con tranquilidad y este panorama degustando cada segundo, despidiéndonos de la Kapadokya. Por suerte, el viaje aun no ha terminado.


DÍA 8 - Istanbul (Beyoğlu)

Objetivos del día:

Torre de Gálata – Calle de Istiklal – Plaza de Taksim


Segundo asalto a Estambul, esta vez a su zona más nueva y occidental que no tiene nada que envidiar a la oriental y donde se encuentra la calle de Istiklal, una calle con mucha vida y muchos metros.


Torre de Gálata

Nuestro hotel se encontraba a unos 10 minutos andando (¡cuesta abajo!) de la Torre de Gálata. Un paseo lleno de tienditas y gente variopinta que se os hará muy ameno.


La Torre Gálata (Galata Kulesi) es una de las torres más antiguas del mundo y desde su cima se obtiene una de las mejores vistas de Estambul. A nosotras nos tocó un día nublado y, aún así, las vistas de la ciudad fueron espectaculares (aunque a los otros turistas les parecían más interesantes, de nuevo, las gaviotas).


Su altura no es lo que más llama la atención, lo que resulta sorprendente es el diámetro y la anchura de las paredes. La diferencia de diámetros exterior e interior nos revela que los muros tienen una anchura de 3,7m en la base y va disminuyendo según se va ascendiendo a la cima, llegando hasta los escasos 20 cm.

Ubicación: Büyük Hendek Cd, Bereketzade.

Horario: de 9h-20h.

Precio: 25 LT (3,99€).


Calle de Istiklal

Si seguís bajando llegaréis al Puente de Gálata, quizás os suene. Sin embargo, nosotras vamos hacia arriba. Nos esperan un sinfín de tiendas a restaurantes, bares y clubs para salir y tomarse unas copas por la noche. Nosotras nos decidimos por unos zumos naturales (¡tenemos que probarlos!), unas tiendas y un agradable paseo... aunque luego volveremos a los de las copas por la noche.


Plaza de Taksim

Al final de la Calle de Istiklal está la Plaza de Taksim, que es como decir la Plaza Catalunya en Barcelona. Aquí es dónde se reunen para comer en el Ramadán y, en nuestro caso, se celebraba un festival, así que nos deleitamos con música turca (y temas como el "Ai se eu te pego") y nos impregnamos del buen rollo callejero.


DÍA 9 - Istanbul (Asia)

Confesamos que nos apetecía pisar Asia, así que cogimos Marmalay (cosa que también nos hacía ilusión), un metro que va a 62m bajo el agua. La primera parada es Uskudar y la segunda Kadikoy.


Nosotras nos conformamos con Uskudar donde las vistas del Bósforo son preciosas y hay un paseo marítimo encantador.


La vuelta no fue en el metro submarino, sino que nos fuimos al barrio de Ortakoy en taxi. ¿Os acordáis? Teníamos una patata rellena pendiente.

La foto no le hace justicia. No sabíamos que una patata podía tener tanto relleno y tan diverso. ¿Era una cochinada? Puede, pero ¡tú la diseñas!


Después nos cogimos un taxi a la plaza Taksim y disfrutamos del ambiente nocturno. ¡Os recomendamos ir a ver la Torre de Gálata de noche!


DÍA 9 - Istanbul (La despedida)

Y ahora sí que sí, hemos llegado al final. Este día ha sido totalmente libre para volver a dónde nos apetecía, hacer compras de última hora y llorar de tristeza.


¿Qué os ha parecido? ¿Creéis que nos hemos dejado algo? (¡A ver si vamos a tener que volver!)

0 vistas

SUBSCRÍBETE VÍA EMAIL

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de YouTube

© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com

© Dos por el mundo